Categorías
Artículos

Cartas institucionales de Felicitaciones

Categorías
Artículos

Cartas de Felicitaciones

En la ocasión de celebrarse 29 de Junio el 90 aniversario de la fundación de la Asociación Israelita de Venezuela, hemos recibido las siguientes cartas de felicitación:

DANIEL BENHAMOU EDDERAI – PRESIDENTE 2015-2019

Hoy, que se cumplen 90 años de la existencia de esta prestigiosa institución que agrupa a todos los judíos de origen Sefardí, es un honor tener la oportunidad de felicitar a la Asociación Israelita de Venezuela, por su trayectoria, por su solidez, por la entrega para con sus miembros y por todo lo que ella a su vez representa.

Hoy, como expresidente, puedo decir que me siento orgulloso de haber sido parte de esa historia por casi veinte años, y que me alegra mucho saber que aún en tiempos de incertidumbre y de aislamiento como los que se viven, los miembros de nuestra Kehilá pueden seguir sintiendo pertenencia, seguridad, contando con la certeza que sólo una comunidad cómo esta puede brindarles.

Muchos son los retos por venir y reinventarnos es la clave para adecuarnos de forma eficiente y efectiva a la demanda de nuestros miembros y a la nueva realidad comunitaria.

¡¡¡Por muchos años más!!! Mazal Tov!!!

SALOMÓN COHÉN BOTBOL – PRESIDENTE 2003-2006 y 2013-2016

Las instituciones que logran cumplir una edad hermosa como la A.I.V. en un país  joven como nuestra Venezuela, deben ser analizadas bajo una lupa, porque no es tan común, cumplir 90 años.

Pensar que hace casi un siglo un grupo de correligionarios tuvieron la visión de compactar en una sola institución, no solo a varios inmigrantes, de diferentes orígenes, de pensamientos casi diferentes y arriesgarse a sentarlos en una sola mesa en una sola institución, solo lo pudo hacer esos grandes pensadores que formaron lo que seria y seguirá siendo la comunidad judía modelo de la Diáspora, nuestra A.I.V.

La pregunta es ¿por que?, es porque nos mueve nuestro sentido de justicia de tzedaká y nos Guía la Tora, nuestros rabinos nos han enseñado ese camino

Felicidades AIV, por cumplir tus primeros 90 años, mejorado cumplas 120 veces por 90 años, que el trabajo hecho por nuestros antecesores no se pierda y a nuestra actual junta directiva, a nuestro personal y a nuestros rabinos. Gracias, por lo que hacen.

LARGA VIDA LLENA DE EXITOS.

MAZAL TOV

DAVID BITTAN OBADIA – PRESIDENTE DE CAIV 2012 – 2015

En ocasión de los primeros 90 años de nuestra querida institución la Asociación Israelita de Venezuela, que sabemos son muchos más, no puedo dejar de pasar la oportunidad para expresar mis sentimientos por la íntima relación que me unen por décadas a ella.

Hoy vienen a mi mente cientos de recuerdos y de historias que me acercan a las distintas etapas y de la AIV. Desde niño mi abuelo David Bittan Bentolila (Z’L), me hacía acompañarlo a sus oficinas para ayudar en sus labores como Shej de la Hebrá, allí tuve la oportunidad de empezar a conversar y a conocer a Don Gonzalo Benaim Pinto (Z’L) a Don Abraham Sultán (Z’L) y a tantos trabajadores y miembros de las juntas directivas , que dieron mucho por nuestra querida AIV, al Dr. Abraham Levy lo recuerdo siempre como un joven inteligente, elegante y muy respetado, lo mismo que al Dr. Aquiba Benarroch (Z’L) y después de un tiempo me hice compañero de ellos, guardando las distancias, y con los distintos presidentes que manejaron de manera acertada los destinos de esta institución.

Mi experiencia en los cargos que ocupé en las juntas directivas de la AIV, las largas reuniones hasta medianoche en las oficinas de Maripérez en las que se tocaba tanta diversidad de temas (todos de importancia) y las tantas experiencias, no todas agradables, terminaron de marcarme como voluntario comunitario y generó lazos indisolubles con la más antigua y – con diferencia – la más prestigiosa institución de la comunidad judía de Venezuela.

Con orgullo puedo decir que fuimos un pequeño grupo los que en su momento nos atrevimos a dar un cambio de timón generacional, toda una conspiración en el buen sentido, historia que algún día deberá de ser escrita para dar méritos a quienes lo merecen y cuyos objetivos se lograron gracias a una magistral estrategia acordada con nuestro querido Moisés Bencid “El caballero”, obviamente este movimiento fue respaldado por muchos de los dirigentes de la época.

Logramos poner el rumbo de la AIV, en manos de una generación de profesionales muy bien formados con una visión de la vida renovada respetando y reconociendo las sólidas bases de nuestros antecesores, todos ellos visionarios que fueron siempre el fundamento de nuestro norte.

La AIV jamás habría podido llegar de manera exitosa a este aniversario, sin haber contado con un personal profesional y de voluntarios, que son los verdaderos artífices de los logros que hemos conseguido.

La AIV es indiscutiblemente actualmente, una de las  instituciones judías más reconocidas a nivel mundial en su área, la excelencia la ha caracterizado, su labor, el servicio al prójimo y la atención individual en todos los aspectos de cada uno de sus miembros la convierten en un ejemplo y modelo a seguir.

No es posible y seria injusto en pocas líneas individualizar reconocimientos a miembros de las distintas juntas directivas, presidentes y tantos integrantes del equipo obrero profesionales y de trabajadores que han pasado por la AIV, sin embargo, no puedo dejar de expresar lo importante que ha sido para la AIV, haber contado personas de la calidad de Doña Trudy Spira (Z’L) o de nuestra profesora Diana Ponte, todo un lujo, gracias a ellas se pudo avanzar a pasos agigantados.

Nuestro Rabinos han sido un factor primordial en la vigencia de nuestra AIV, a ellos nuestros deseos por una larga vida, para que con sus oraciones y sabiduría nos sigan orientando en el camino de nuestras leyes y tradiciones.

Un especial reconocimiento al Rabino Isaac Cohen, un amigo personal, con el que hemos atravesado los tantos compromisos y al que le ha tocado hacer labores en beneficio de la comunidad, teniendo en muchas ocasiones que abandonar a su propia familia por el compromiso que tiene a sus espaldas.

Estos tiempos no son fáciles, Venezuela atraviesa momentos complicados,” distintos”, y a esta junta directiva liderada por un buen amigo, un hombre correcto justo e inteligente: Edgar Benaim, le está tocando lidiar con los problemas universales, más los internos, pero estoy convencido que él y su equipo lograrán superar todas las vicisitudes.

Es el sentimiento de mi familia, de mis seres queridos y el mío propio el hacer llegar los parabienes en este momento tan importante y nuestros sentimientos de afecto a todos en esta gran celebración, anhelando porque pronto lleguen tiempos mejores.

En hora buena querida AIV

HAIM BENTOLILA COHEN – PRESIDENTE 2011-2013

Mis más sinceras felicitaciones a nuestra querida A.I.V. por cumplir sus 90 años.

Sin lugar a duda, una de las más bonitas Comunidades de la diáspora.

Tengo que agradecer y felicitar en primer lugar a los fundadores que tuvieron esa visión extraordinaria. 

Para mi ha sido y será por siempre un honor el haber podido trabajar en la Comunidad por treinta años, y tengo que felicitar a todos los expresidentes y sus juntas, así como al Presidente y su junta actual, que con trabajo y sacrificio han puesto todos su granito de arena para ver hoy, lo maravilloso que es nuestra A.I.V.

Mis felicitaciones y agradecimiento también a todos los empleados que hoy siguen trabajando en Dirección, Administración, Finanzas, mantenimiento y a todos los que han pasado por ahí y hoy no están.

Tengo que felicitar también a todo el Departamento religioso y a todos los Rabinos que hoy siguen en sus labores, así como a todos los Rabinos que trabajaron a lo largo de todos estos años.

Deseo de todo corazón que la A.I.V. cumpla muchísimos años más y que siempre estemos en fiestas y alegrías.

Un cordial Shalom

DAVID BENZAQUÉN MURCIÁN – PRESIDENTE 2009-2011

Hoy La AIV está cumpliendo 90 años, es un verdadero honor pertenecer a esta institución, que a lo largo de todo este tiempo, ha representado a su comunidad y ha facilitado todos los servicios necesarios para llevar una vida plena como judíos, con un principio de solidaridad y preocupación por el prójimo que hasta en momentos tan difíciles como el que nos está tocando vivir, sorprenden!

Sin duda es momento para agradecer el legado de grandes hombres y mujeres que han hecho de esta institución un ejemplo de comunidad organizada, para el mundo. Los Rabinos de la AIV, han sido guía espiritual y garantes de nuestros valores judíos, el Rabino Isaac Cohen, lo ha hecho por más de 40 años y que así continúe por muchos más.

Son tiempos de unión y solidaridad y las nuevas generaciones que conducen los destinos de la AIV con toda seguridad sabrán estar a la altura de las circunstancias.


AM EJAD LEV EJAD

ELIAS FARACHE SREQUI – PRESIDENTE 2006-2009

La Asociación Israelita de Venezuela cumple noventa años de fundada.  Lo que se inició como Sociedad Benéfica, ha devenido en los tiempos en beneficio de todos los judíos de Venezuela.  La AIV ha sido la comunidad organizada, aquella que unió a los inmigrantes a este país, desde distintas partes del mundo, pero con el objetivo común de hacer vida judía.  Nacer, crecer, desarrollarse y morir como judíos. 

Sinagogas, todos los servicios de vida judía, representación, seguridad y ante todo, una visión de judaísmo ortodoxo, aquella corriente que prevaleció en las comunidades de origen de sus miembros. Y la corriente que la AIV ha instituido, mantenido y desarrollado.

A 90 años de su fundación, la comunidad estandarte de la judería venezolana es una más en la cadena de eslabones que han permitido la supervivencia y crecimiento del pueblo judío.

Todos sus miembros, nos felicitamos y alegramos.  Que se sigan cumpliendo los objetivos y metas que hacen de la AIV una institución noble.

MOISÉS CARCIENTE SANANES – PRESIDENTE 2000-2003

Con beneplácito me uno al júbilo de nuestra comunidad por la celebración del nonagésimo aniversario del nacimiento de la Asociación Israelita de Venezuela.

Noventa años de historia sorteando dificultades y aciertos para llevar a buen puerto a una comunidad floreciente que hoy sigue luchando por mantener ese mismo ideal de servicio y eficiencia.

Gracias al compromiso, esfuerzo y dedicación desinteresada de todos los miembros de sus juntas directivas y funcionarios, durante estos noventa años, enfocados siempre en alcanzar el buen comunitario, hoy orgullosamente presumimos de tener una comunidad que es un foco de luz y ejemplo de unión, convivencia y cordialidad para toda la judería mundial.

A todos los directivos y funcionarios, de la actual y anteriores juntas directivas, vaya mi más calurosa y efusiva expresión de simpatía, solidaridad y felicitación.

Hago votos al Todo Poderoso para que os siga iluminando en la conducción de nuestra Asociación Israelita de Venezuela por el camino del éxito y del bienestar comunitario.

A todos JAZAK VEEMATZ

JACOB SERRUYA BENAIM – PRESIDENTE 1994-1997

Al conmemorar la ASOCIACION ISRAELITA DE VENEZUELA sus noventa anos de vida Institucional, me uno con mucho beneplácito al jubilo que nos embarga a todos.

Cumplir 90 anos significa recordar todo lo hecho de fecunda labor y nos convoca con entusiasmo, convicción y compromiso para afrontar el futuro.

En este particular momento resulta imprescindible tomar nuevas fuerzas que nos permitan integrarnos mas, a fin de seguir construyendo las mejores condiciones para el bienestar de toda nuestra Comunidad.

Con mis felicitaciones por tantos éxitos y mis mas altos deseos, le saludo con un cordial Shalom

ABRAHAM LEVY BENSHIMOL – PRESIDENTE 1982-1984, 1984-1986, 1990-1992, 1990-1994

En ocasión de cumplirse Noventa Años de la fundación de la Asociación Israelita de Venezuela, me complace enviar un saludo a su Junta Directiva y a todos sus miembros. 

Tuve el gran honor de presidir la institución en cuatro períodos de dos años cada uno en momentos de expansión de la AIV y de gran esplendor de la comunidad judía venezolana. 

Valga la ocasión para recordar a los fundadores de nuestra querida Asociación, hombres honorables que dejaron su huella por su trabajo y perseverancia. 

Lamento mucho que la situación de excepción que vivimos, debido a la pandemia causada por el coronavirus, nos haya impedido llevar a cabo los festejos que habíamos preparado para celebrar esta connotada efeméride 

¡Larga vid a la AIV!

MOISÉS GARZÓN SERFATY – PRESIDENTE 1978 – 1982 y 1980 – 1982

Queridos correligionarios y amigos, más bien hermanos en la Santa, Eterna e Indestructible Fe de nuestro Pueblo de Israel, Elegido por el Todopoderoso para servirLe  y reverenciarLe. 

Loado sea Él, que me prolongó la vida, permitiéndome alcanzar el grado del “más viejo” de nuestra querida Asociación Israelita de Venezuela, a la que felicito en este su nonagésimo aniversario de su fundación. 

Los fundadores de nuestra institución y cuantos la han apoyado y trabajado por y para ella en posiciones de dirigentes, colaboradores de corazón, como mecenas extraordinarios, como consejeros, orientadores y como integrantes del personal asalariado en diversos niveles, han contribuido a ubicar a nuestra comunidad en el sitial de comunidad ejemplar con nexos con instituciones políticas, sionistas, culturales y de difusión del Judaísmo, de Nuestra Sagrada Torá, el legado del Eterno a Su Pueblo Elegido.

Bendito eres Tú, Señor, Nuestro Ds., Rey del Mundo que nos has dado vida y nos has hecho existir y nos has conducido hasta esta fecha.

JACOBO CARCIENTE – PRESIDENTE 1970 – 1974

Recordamos ayer –recuerdo que no fue celebración– noventa años de la fundación de la Asociación Israelita de Venezuela.

Noventa años.  Circunstancias muy especiales que impiden temporalmente todo contacto social  desvían nuestros pensamientos y, solos, sentados, frente al atardecer soleado y tranquilo del día, nuestra memoria  intenta recorrer panorámicamente lo que esos años han sido para los judíos y el pueblo judío. Años entre los que sobresalen los del angustioso Holocausto, años de eufórica alegría por el renacimiento del Estado de Israel.   Años de profundo dolor, años de intensa felicidad.

 ¿Y AHORA? El Caos. El mundo está de cabeza.

 Y por delante diez años para los cien. Soñamos. ¿Qué traerán para el mundo? ¿para la humanidad? ¿Cuál será el futuro del judaísmo y de las comunidades?

Nos despertamos de nuestro sueño. La tarde ha dado paso a la noche. La noche al día. La oscuridad a la luz. Amanece y resplandece. Es el futuro. Hemos pasado de la incertidumbre a la esperanza y a la fe. ¿Dispuestos a vencer? Sí. Tenga o no tenga el coronavirus corona o turbante, para nosotros, basta para ello la kipá.

Categorías
Artículos

Mensajes a la comunidad

EDGAR BENAIM CARCIENTE – PRESIDENTE ACTUAL

Estimados miembros, correligionarios y amigos

Ante todo quiero extender un saludo cordial y mis más sinceras felicitaciones a la comunidad sefardí de Venezuela por llegar a los 90 años de existencia formal y más de 110 años, si tomamos en cuenta a la Sociedad Benefica Israelita de Venezuela fundada en 1907.

Nuestra kehilá sefardí y nuestra participación en la sociedad venezolana se remonta a la Colonia y ha formado parte de la historia activa de la independencia y del desarrollo del país. No cabe duda que los hallazgos realizados en estos años recientes, en los árboles genealógicos de las grandes familias venezolanas han ratificado nuestro papel fundamental.

A pesar de los estragos que causa la asimilación en un país que acogió a nuestros ancestros, la comunidad pudo mantener a lo largo de todos estos años su actividad. Nuestros miembros, provenientes en su mayoría de Tetuán y Tánger, vinieron buscando a sus familiares ya instalados en comunidades activas de Caracas, Maracaibo, Táchira, Cumaná, Barcelona, Puerto Cabello, Coro, Los Teques, Maracay y Valencia, entre otras.

En el siglo XX, hemos creado en conjunto con los judíos de origen ashquenazi, una comunidad modelo en Venezuela, con una infraestructura envidiable que va desde varias sinagogas, colegios, club social, ancianto, cementerios, museos y centros de estudios judíos y religiosos.

La AIV sigue su proceso de adaptación a los tiempos actuales y a las nuevas realidades, para poder satisfacer las necesidades de sus miembros. El centro de Tiferet del Este sigue a pasos rápidos su proceso de ampliación y transformación para convertirlo, en los próximos años, en el epicentro comunitario.

La Junta directiva trabaja intensamente en seguir consolidando la oferta educativa para nuestros miembros, dando más y mejores servicios religiosos y tratándo de ayudar intensamente a todos nuestros miembros ofreciéndoles  productos Kosher a precios accesibles.

Este año implementamos el plan AIV 2020, para cooperar y brindar apoyo, por los estragos que está causando el Covid-19, con la obtención de una póliza de seguros médicos, acceso a refinanciamiento de las matrículas estudiantiles, ayuda económica y ayuda en productos de la cesta básica Kasher.

Seguiremos adelante, haciendo comunidad a pesar de la situación económica y política, todo país sufre altos y bajos, pareciera que estamos en la tendencia de bajada, pero tan pronto se revierta allí estaremos para poder disfrutar de la recuperación de nuestro bello país.

Finalmente, seguimos acon la esperanza de tener en Venezuela la representación diplomática de Israel y esperamos que los lazos se vuelvan a fortalecer en un corto plazo.

No quiero culminar sin agradecerle a nuestro Rabino Principal y demás Rabinos de nuestras sinagogas, a nuestras Directoras, personal administrativo y obrero, y al resto de nuestros colaboradores y voluntarios comunitarios, por su tan valioso aporte en todo este tiempo y esperamos seguir contando con su presencia y dedicación, ya que sin ustedes no sería posible alcanzar las metas deseadas.


ISAAC COHEN ANIDJAR – RABINO PRINCIPAL DE LA AIV

AIV: Una honrosa trayectoria de 90 años.

La Asociación Israelita de Venezuela, nuestra querida AIV, o sencillamente “la Asociación” como familiarmente la llamamos, abrió sus puertas el 3 de Tamuz del año 5690 hasta la presente fecha. Es la organización judía más antigua del país, y todavía sigue prestando sus servicios. Lo ha hecho de manera constante e ininterrumpida, en tiempos buenos y en tiempos no tan buenos, con el noble y desinteresado propósito de atender las necesidades de nuestra comunidad. Algunos dirán que lo ha hecho bien, y otros que no tan bien. La crítica (con o sin fundamento) es elemento esencial en la vida del judío desde que salimos de Egipto hasta nuestros días. Por mi parte, estoy seguro de que la Asociación lo ha hecho lo mejor que ha podido y en todo momento con la mejor intención. La prueba de lo que afirmo es, precisamente, los 90 años transcurridos que constituyen la evidencia de su constancia y tenacidad. Muchas veces emprendemos una labor con enorme entusiasmo y pasión, pero pronto otras obligaciones e intereses nos hacen dejar a un lado nuestro propósito inicial. La continuidad, que algunos llaman “la prueba del tiempo”, es lo que eleva y ennoblece al ser humano, en los proyectos que aborda y las instituciones que crea.

La Asociación arribó a 90 años consagrada con dedicación y persistencia a su importante labor. Difícilmente exista un propósito más encomiable que servir a la comunidad. El judaísmo sólo es concebible en el entorno comunitario. Las dos Lujot (Tablas de la Ley)son igualmente valiosas. Aquella que está consagrada a Dios en lo absoluto es más importante que la consagrada a nuestras obligaciones con respecto al prójimo. Además, la plegaria en solitario jamás puede alcanzar la misma trascendencia que la plegaria con Minián. El sabio Hilel Hazakén en la quinta Mishná (Avot, capítulo 2) da una serie de consejos para alcanzar sabiduría y elevación espiritual. El primero de todos es claro y tajante: “no te apartes de la comunidad”. La Asociación a lo largo de 90 años de labor ha hecho posible el Jéder (colegio comunitario), la Sinagoga, el Kashrut, el Mikve, la Jevrá Kadishá, la Tzedaká y el Talmud Torá que son las siete columnas sobre las que se sostiene una comunidad. Por ello, recordamos las palabras de Shelomó Hamélej:“La sabiduría (Jojmá) edificó su casa sobre siete columnas” (Mishlé 9:1). Para la óptica del judaísmo es la sabiduría el camino indicado hacia la bondad (Jésed). Sin embargo, el servicio comunitario no es fácil. Implica abnegación y sacrificio, y una gran tolerancia a la crítica. Cuentan (Sanedrín 18) que Rabí Gamliel decidió nombrar líderes de la comunidad a Rabí Elazar Ben Jasma y a Rabí Yojanán Ben Gudgoda. En un principio, por humildad, ellos se negaron. Pero Rabí Gamliel insistió diciéndoles: “¿Acaso les ofrezco honores? Lo que en realidad les ofrezco es esclavitud”. Al menos, encontramos en Taanit 11, unas palabras de consuelo para los líderes comunitarios: “El que sufre con la comunidad  se regocijará con ella en el día de la Gueulá”.

Una vez constituido el Am Israel como nación, fue Moshé Rabenu quien primero se consagró totalmente al servicio de la comunidad. Por supuesto, a nadie se le puede exigir que sea como Moshé Rabenu, pero sí el compromiso honesto y sincero a cualquiera que se dedique al servicio comunitario. Y pienso que el éxito de la Asociación hay que buscarlo en el alto grado de compromiso que a través del tiempo –estos largos 90 años– han demostrado y asumido sus dirigentes y colaboradores. Los servidores comunitarios, en el ámbito de su entorno y posibilidades, adquieren una importancia que trasciende en el tiempo. También ellos están incluidos en las palabras de Devarim (17:9): “Irás a los sacerdotes y al juez que haya en ese tiempo”. Cuando un simple Yehudí acude al servidor comunitario recae sobre aquel servidor una responsabilidad similar –y no exagero al decirlo– al del Kohén y al del Dayán. Pues “en ese tiempo” (que implica a la vez momento y lugar) es el servidor comunitario quien puede orientar y solucionar sus requerimientos, y de la actuación de aquel servidor derivará la percepción –por parte del Yehudí– de sentirse integrado a la comunidad, o por el contrario relegado.

Que el Todopoderoso bendiga y guíe a la Asociación Israelita de Venezuela y le conceda muchos años más de fructífera labor comunitaria.


Categorías
Artículos

Sinagogas

Los servicios religiosos se hacían en casas de familia, como es el caso del Sr. Pariente y el Sr. Menajem Coriat, que servía de Hazán. En 1894, el Sr. Jacobo Pariente adquirió el primer Sefer Torá para la comunidad con motivo de las festividades de Rosh Hashaná.

La Sociedad Benéfica Israelita en 1930 concretó la creación de la Asociación Israelita de Venezuela con la prioridad de la fundación de una Sinagoga para la ciudad de Caracas. El 8 de Marzo de 1936 se coloca la primera piedra de la Sinagoga de El Conde, ubicada en la avenida Sur 17, Nº 25 cerca a lo que actualmente es el Hotel Alba Caracas.

Sinagoga de El Conde

La historia recopilada por nuestro expresidente, Dr. Jacobo Carciente en su libro “La Comunidad Judía de Venezuela”, cita que esta construcción fue iniciada en el período presidido por el Señor Isaac Benzecry, con el apoyo de los señores Elías Benaim, León J. Taurel, José D. Bendayán y José M. Benarroch.

Para 1954, Caracas ya era una ciudad en pleno crecimiento y se construía la actual Avenida Bolívar lo que implicaba que ese corredor vial pasaría por la sinagoga que por más de 30 años había constituido el hogar espiritual de la comunidad sefardí de Caracas, razón por la que se procedió a realizar su venta al Centro Simón Bolívar.  La comunidad, enseguida se volcó a buscar un terreno adecuado para hacer una nueva sinagoga. Los señores León J. Taurel e Isaac Mamán encabezaron la comisión encargada de ubicar varios terrenos, y se decidió adquirir el actual terreno de Maripérez, que se compró durante la presidencia de Don José Albo. La primera piedra de la nueva sinagoga se colocó un domingo de Junio de 1956 y se culminó en 1963.

Ya la kehilá tenía su sinagoga una casa para la oración, para la enseñanza y para reuniones, un centro judío para la vida espiritual.

Gran Sinanoga Tiferet Israel

Durante la década de 1950, muchos judíos de Marruecos, Siria y Egipto vinieron a Venezuela. Muchos de ellos construyeron sus propias sinagogas, pero todas afiliadas a la Asociación Israelita de Venezuela.

Hacia los años 90, se produce un movimiento poblacional de la comunidad hacia el Este de la ciudad y en la antigua sede del Club Israelita de Los Palos Grandes, terreno adquirido en los años 50 por un grupo de jóvenes activistas comunitarios, se comenzó con los rezos en los espacios de la Sala de Fiestas, simultáneamente se inició la construcción de la Sinagoga, gracias a una campaña de donaciones liderizada por el Rabino Principal Isaac Cohen Anidjar.

En el 2005 durante la primera presidencia de Salomón Cohén Botbol, y con la visita del Rabbi Shlomo Amar Shlita Rishon LeTzion, se colocó la primera piedra. Luego, a partir del 2006, durante la presidencia de Elías Farache Srequi se inician las obras para la actual sinagoga, en etapas: en la presidencia de David Benzaquen Murcián, en Diciembre de 2008 se inauguró la Sinagoga de Diario “Pynchas y Sultana Garzón Z’L”; el primer servicio de Rosh Hashana en las nuevas instalaciones tuvo lugar durante la presidencia de Haim Bentolila Cohen, en Noviembre de 2014, posteriormente en la segunda presidencia de Salomón Cohén Botbol, se inauguró la Sala de Fiestas “Mary Carciente de Benaim Z’L” y para el 2018 se produjo la mudanza definitiva de la sede administrativa, durante la presidencia de Daniel Benhamou Edderai.

Así disponemos de una nueva sede acorde con los tiempos que se viven, y se tuvo la visión de prever.

Sinagoga Tiferet Israel del Este
Categorías
Artículos

La Vida Judía en la Asociación Israelita de Venezuela

Hoy la AIV, es una institución madura, dedicada a lo religioso y espiritual, a la atención de los miembros menos favorecidos de la comunidad, al quehacer educativo, cultural, social, deportivo, lo relativo a la salud y la preservación de nuestra historia. Se presenta un balance positivo y digno, por lo que podemos estar orgullosos de haber logrado las metas que se propusieron los fundadores y hemos sabido mantenernos en el tiempo y crecer, para ser la comunidad que hoy somos. Estamos satisfechos del camino recorrido.

Categorías
Artículos

Fundación de la Asociación Israelita de Venezuela

Desde la segunda mitad del siglo XIX los gobiernos de Antonio Guzmán Blanco y Joaquín Crespo demostraron interés por atraer inmigrantes a Venezuela; esto se hacía mediante contratos otorgados por el gobierno. Los correligionarios Abraham J. Lasry, Enrique B. Levy y Alejandro Mondolfi cumplieron con esa tarea, así comenzó a llegar una inmigración proveniente del norte de Marruecos, especialmente de Tánger, Tetuán y Ceuta.

Los apellidos de estos nuevos inmigrantes son, entre otros, Levy, Cohén, Taurel, Obadía, Benacerraf, Sabal, Ettedgui, Pariente, Coriat, Benshimol, Bendayán, Sananes, Benzecri, Benmergui, Benaim, Pilo, Carciente, Benarroch. Se encuentran con una comunidad judía de origen curazoleño – holandés, en vías de extinción. Los recién llegados se establecen en su gran
mayoría en Caracas, pero también en la La Guaira, Puerto Cabello, Carúpano, San Fernando de Apure, Rio Chico, Valle la Pascua, Maracaibo, Barcelona, Villa de Cura, Barqusimeto, Los Teques, la Victoria y Maracay.


Hasta 1930, los servicios todavía se llevaban a cabo en casas particulares, en Caracas serealizaron servicios en la casa de Menajem Coriat y en la casa de Isaac R. Benarroch. En el puerto de La Guaira, los servicios se llevaron a cabo en la casa de D. David Nahón. En Los Teques, los servicios se llevaron a cabo en la casa de Abraham Benshimol. El 29 de Junio de 1930 – 3 de Tamuz de 5690, acuerdan la constitución de la Asociación Israelita
de Venezuela, hecho que está registrado en un acta en la que se establece como prioridad la fundación de una Sinagoga para la ciudad de Caracas, firmada por los señores Isaac L. Benzecry, Jacob Pariente, Isaac R. Benarroch, León J. Taurel, José Carciente, León J. Roffé, J.M. Benarroch,
Samuel Benaim, Moisés Esayag, J.M. Coriat y León J. Attías.

Categorías
Artículos

Primeros Pasos

Los primeros judíos que llegaron, eran jóvenes emigrantes desde Marruecos, quienes desde muy temprana edad vinieron a América; se reunían en lugares cercanos a donde realizaban sus actividades comerciales, para las oraciones diarias en una casa situada, en lo que hoy es el centro de Caracas, entre las esquinas de Jesuitas a Tienda Honda.

Una noche de Febrero de 1907 concretan la idea de formar la Sociedad Benéfica Israelita, para disponer de un ente que represente a la comunidad. En esa época había 230 judíos dispersos en todo el país que coincidían para las grandes celebraciones propias de nuestra religión, pues no disponían de una sinagoga. Esta sociedad sólo duró 2 años. Si contáramos desde esta época deberíamos tener más de 100 años!!!!

Posteriormente se hizo otro intento en 1919 que tampoco tuvo éxito. Fue en 1930, un 29 de Junio – 3 de Tamuz de 5690, cuando se concretó la instalación de la Asociación Israelita de Venezuela, hecho que está registrado en un acta en la que se establece como prioridad la fundación de una Sinagoga para la ciudad de Caracas, firmada por los señores Isaac L. Benzecry, Jacob Pariente, Isaac R. Benarroch, León J. Taurel, José Carciente, León J. Roffé, J.M. Benarroch, Samuel Benaím, Moisés Esayag, J.M. Coriat y León J. Attías.


Categorías
Artículos

Primeros Judíos en Venezuela

¿LA PRESENCIA JUDÍA EN VENEZUELA TIENE SÓLO 90 AÑOS?

Por supuesto que no.

Nuestros orígenes en este hermoso país vienen de mucho antes y probablemente se remonte al descubrimiento y conquista de América como consecuencia del Decreto de la Alhambra o Edicto de Granada, del 31 de marzo de 1492, en el cual los reyes católicos de España, Isabel y Fernando, deciden ordenar que todos los judíos abandonen el reino antes del 31 de julio de ese mismo año.

El primer registro formal de la presencia judía en Venezuela se produce en 1693, con la llegada de judíos desde Curazao a Tucacas.

Pero existen muchas elucubraciones, dado lo severo de la inquisición y la persecución a la cual fueron sometidos los judíos.  Probablemente, las carabelas de Colón estaban llenas de judíos que escapaban de su destino en España, pues en la actualidad se han desempolvado registros que acreditan como judíos a una gran cantidad de apellidos y familias que se asentaron en Venezuela.

La participación de los judíos en la gesta de la Independencia son ampliamente conocidos, además de judíos con rangos militares. Tenemos a correligionarios,  como Abraham Meza, que sirvieron de hogar a Nuestro Libertador al caer la Primera República, o la casa de Mordechai Ricardo donde Bolívar escribe su manifiesto de Cartagena.

Para 1823, llegan judíos a Curazao quienes se integraron a la vida de la ciudad y construyeron una Sala de Oración y un Cementerio. Este último que se mantiene hasta la actualidad, y la Sala de Oración puede ser visitada.

En la segunda mitad del siglo XIX, comienzan a llegar judíos sefardíes a Caracas, a Puerto Cabello, a Los Teques y a Barcelona, principalmente de Tetuán.

Los primeros indicios de organización se logran con la “Sociedad Benéfico Israelita de Barcelona” en 1875. Aquí se puede decir que se encamina la presencia judía con la conformación que conocemos hoy, bajo la institucionalidad necesaria que da continuidad a los judíos con sus características específicas en cuanto a religión, forma de vida y costumbres, bajo el formato de Comunidad Judía.

Casa de Oración Coro – Estado Falcón
Cementerio Judío de Coro
Categorías
Artículos

4 Deliciosas recetas para Pesaj

BAGEL DE PESAJ

Ingredientes:

  • ¾ taza de agua.
  • ¼ de taza de aceite.
  • Sal o Azúcar al gusto (Dependiendo de si las quiere dulces o saladas)
  • ¼ taza de harina de Matza.
  • 2 huevos.

Procedimiento:

  1. Colocar en una taza ¾ de agua y ¼ de aceite a hervir un poquito de sal y azúcar (si las quiere dulces mas azúcar , se le puede poner también canela, o chocolate)
  2. Cuando hierva se le agrega un poquito menos de ¼ de taza de harina de matza, y se revuelve muy bien. Deja enfriar.
  3. Aparte separar 2 huevos y batir las claras a punto de nieve con un poquito de azúcar para que se sostenga, o sal.
  4. Cuando la masa está fría, se le añaden las yemas y se mezcla muy bien, por último las claras revolviendo con una cuchara.
  5. Se deja reposar, para luego armar con un agujero en la mitad.
  6. Se hornean por 15 minutos aproximadamente.

BOLITAS DE MATZA CON CEBOLLA

Ingredientes:

  • 2 cebollas cortadas en Julianas.
  • 1 Caja de mezcla para hacer Bolitas de Matza (Matzo Balls Mix).
  • Caldo de Pollo.
  • Cúrcuma.

Procedimiento:

  1. Preparar la mezcla según las instrucciones de la caja.
  2. Hacer bolitas pequeñas de matzo balls.
  3. En una olla no muy alta sofreír la cebollas con bastante aceite (el aceite debe cubrir la superficie de la olla)
  4. Una vez bien sofritas la cebolla, proceda a agregar las bolitas, cubrir al ras con caldo de pollo, puede agregar al caldo un poco de cúrcuma para dar color y sabor.

BOLAS DE CHOCOLATE DE PESAJ

Ingredientes:

  • 1 taza nueces picadas.
  • ¾ taza de harina de matza.
  • 2 cucharadas de cacao.
  • ½ taza de azúcar
  • ½ taza de leche o de vino.
  • 70 gr de margarina.
  • Chocolate para cobertura.

Procedimiento:

  1. Revolver todos los ingredientes con cuchara de madera, agregar la margarina.
  2. Formar las bolitas
  3. Sumergir las bolas en untadura de chocolate
  4. Colocar en la nevera hasta que el chocolate se endurezca


GRANOLA DE MATZA

Ingredientes:

  • Semillas de su agrado cantidad deseada (Nueces, Almendras, etc).
  • Frutos secos cantidad deseada (Pasas, Cranberries, Ciruelas, Orejones, et.).
  • Miel de abeja.
  • Trozos de matza .

Procedimiento:

  1. Los frutos secos, las semillas y los trozos de matza e revuelven y se mete a hornear durante 15 minutos a temperatura de 165° C
  2. Después de este tiempo apagar el horno y dejar adentro para que se vaya enfriando poco a poco, así no se humedece.
  3. Mezclar con la miel y dejar reposar.
Categorías
Artículos

Pesaj Shabat Hagadol

Para nuestra comunidad, previo a la celebración de la Pascua Judía (Pésaj), el sábado que antecede a ésta fiesta es llamado Shabat Hagadol, el Gran Shabat, durante el cual leemos al profeta Malají (el último de los profetas) (3:4-24), que anuncia la llegada del gran día de la Redención.

La historia, a través de nuestros sabios,  explica que durante el Shabat que precedió a la salida de Egipto sucedieron grandes milagros. Tal vez el mayor de todos fue que por primera vez desde que se había iniciado el amargo y prolongado período de esclavitud, los hijos de Israel volvieron a comportarse como hombres libres.

Ante la mirada sorprendida de quienes hasta entonces habían sido sus amos, iniciaron los preparativos para el sacrificio del cordero pascual, lo cual para los egipcios constituía un terrible hecho. Sin embargo, por intervención del Todopoderoso, los egipcios no hicieron nada por evitarlo. Aquel Shabat significó para nuestro pueblo el haber sido redimido de la esclavitud. Por eso año tras año cada Shabat Hagadol leemos a Malají, quien nos anuncia la Gueulá (Redención).

La concepción del Shabat posee un paralelismo indudable con la idea de la Redención. La salida de Egipto, más allá de una liberación física, es el punto de inicio del desarrollo espiritual del pueblo judío.

El Shabat, la institución más sagrada del judaísmo, constituye una redención cíclica y periódica que brinda al ser humano la oportunidad de liberarse, por un día a la semana, de las trabas materiales que limitan su florecimiento espiritual. En ese sentido cada séptimo día, una y otra vez, volvemos a salir de Egipto, pues este es un día milagroso, un auténtico regalo de Dios, en el que es posible que el alma humana trascienda los límites materiales y se eleve hasta el Creador del Universo.

Pero eso, depende de nosotros mismos, y de hasta qué punto sepamos asumir y aceptar el maravilloso compromiso del Shabat. Para conseguir adentrarnos en lo que realmente significa ese día, es necesario antes que nada someter nuestros afanes y deseos a la suprema Voluntad Divina. Es decir, el eclipse del ser humano ante su Creador. Sólo entonces conseguiremos avanzar, cada vez un poco más, en el camino de la perfección espiritual, pues como está escrito: “Seis días trabajarás y harás de ellos toda tu labor” (Éxodo, 20:9).

Y es que el séptimo día llega y nada nos hace falta porque hemos cumplido con nuestro deber, y toda nuestra tarea ya fue realizada. Renovaremos entonces nuestras fuerzas y trataremos de hacerlo todavía mejor la semana siguiente, y la bendición del Shabat nos acompañará. ¿Cuál es esta bendición? La sensación absoluta de armonía interior y el revitalizado deseo de consagrarnos al servicio del Todopoderoso.

Leemos en Éxodo (20:8): “Te acordarás del día de Shabat para santificarlo”. Representa el reposo, la paz espiritual, la satisfacción de alcanzar la verdad, y sobre todo la desaparición de las contradicciones entre el espíritu y la materia.

El reinado del Shabat en nuestra vida constituye el preludio del mundo venidero (Olam Habá). El Oneg Shabat, al cual se refieren nuestros sabios, es el gozo de la luz celestial y el anticipo de la Redención Final.  

Para nuestra comunidad, la familia equivale a enseñanza y continuidad, claves de nuestra permanencia a través de los siglos. La feliz conjunción en un mismo tiempo y lugar de abuelos, hijos y nietos constituye en sí misma una poderosa e importante bendición.

Isaac Cohen Anidjar

Rabino Principal de la AIV

ric1venezuela@gmail.com